Cuando quería retirarme a mi habitación no pude evitar el volver a fijarme en aquella chica morena de pelo liso con una melena que le pasaba un poco los hombros,vestida de negro y ojos verdes que estaba tumbada en el lado derecho del sofá con la barbilla apoyada en su mano y viendo la tele. Se le notaba que tenía una cara de aburrimiento como diciendo “Bah, solo es para matar el tiempo, ¡Aquí no hay más que mierda!” No podía parar de pensar y recordar sus bonitos ojos verdes. Entre ella y la televisión había una mesilla en la cual me puse de rodillas mientras seguía contemplando a aquella chica. ¿Qué hago? ¿Le digo “Te quiero”? Pero acto seguido pensé “¡NO! ¡ALTO! ¡ES IMPOSIBLE!” ¿Cómo voy a querer a alguien que no nos hemos conocido tan a fondo? Bueno vale… Es posible que hayamos estado algún que otro día teniendo sexo frenético,algo guarro y sucio pero a parte de eso… Aun la recuerdo cuando la conocí cerca del verano de 2011 y me dijo que se iba a Nueva York (Yo iba de camino hacia México, a Mazatlán concretamente). Entonces vi una baraja sobre la mesa de la cual tomé las cinco primeras cartas. Acercándome a ella le dije:

  • Manel: Mira, esto es un truco que me guardo para una ocasión especial. Como no sé cuando llegará, y si llega a saber si me acordaré de todo esto, que seas la primera en que lo vea. Empezamos… Te presento cuatro cartas que he tomado de la baraja que tienes aquí al lado. – Las cartas de izquierda a derecha son: dos de trébol, dos de diamante, seis de diamante y cinco de picas.-
  • Marta: El dos de trébol. – Me dijo poniendo su dedo índice totalmente desnudo ,no tenía la uña pintada, sobre ella siendo además la carta que tenía agarrada con mi mano izquierda, las otras tres estaban encima de la mesa.
  • Manel: ¿Está? ¡De acuerdo! Fíjate bien, esta carta va a ir a la parte superior. Te voy a enseñar los dorsos para que veas que no hay nada raro. – En este momento estoy pasando tres cartas a mi mano derecha y las vuelvo a colocar en mi mano izquierda donde sostenía la última de ellas.- Seguramente habrás notado que a la hora de enseñarte los dorsos y pasar las cartas de un lado a otro habrás notado algo extraño. ¡NO SEAS MAL PENSADA! Te las vuelvo a enseñar. – Levanto la carta superior y aparece el dos de trébol, levanto la siguiente y aparece el dos de diamante; la siguiente es el seis de diamante y por último el cinco de picas. Entonces mira, vuelvo a levantar la carta superior y es la tuya, el dos de trébol. ¡Ahora viene lo bueno! Observa, voy a colocando de abajo a arriba. Tomo la primera de abajo y tenemos el cinco de picas, tomo la segunda y tenemos el seis de diamante, tomo la tercera y tenemos el dos de diamante. ¡Ahora te pido que le soples a la carta del dorso que te enseño! – Ella le sopla. – El dos de trébol ¡Ha desaparecido! – La carta que apareció era EL AS DE CORAZONES.

No dijo ni media palabra… ¡Simplemente teníais que haber visto qué sonrojada estaba! Por supuesto quería intentar agarrar y “cotillear” las cartas pero antes de hacerlo las tomé y le dije:

  • Manel: Espera que esto aun no se ha acabado… – Tomé el dos de diamantes, encima le puse el seis de diamante, por debajo primero el cinco de picas y la última de todas el as de corazones. Le volví a poner todas las cartas encima de la mesa para que viera que no hay nada más que lo que ve. Entonces daba el juego por terminado pero le dije. – Escucha… ¡Vamos a rematar este juego y lo vamos a hacer de esta manera! – Tomé la baraja de nuevo mostrando los dorsos. – Mira, si cojo la carta superior y le doy la vuelta todo es normal, es el as de corazones. – Lo vuelvo de nuevo boca abajo. – Te pido que esta carta. – La levanto un poco para que siga viendo que es el as de corazones. – Frotes con tu mano esta carta. – Lo hace y mientras tanto le pongo mi mano encima de la suya.- Ahora mira que es lo que pasa cuando frotas tú la carta. – Le doy la vuleta. – ¡EL AS DE CORAZONES TIENE UNA DEDICATORIA AMOROSA PARA TI! Pero… ¡Eso no es todo! Mira lo que pasa cuando coloco la carta y soy yo quien le da la vuelta… ¡LA DEDICATORIA DESAPARECE!, Si si, mira… ¡Por más vueltas que le doy está la carta normal! ¡Vuelve a pasarle tu mano para frotarla! – Lo vuelve a hacer. – ¡De nuevo es as de corazones tiene la dedicatoria para ti!.- Le entrego la carta para que se la quede como recuerdo y extiendo el resto sobre la mesa para que vea que solo hay tres cartas y estas son el dos de diamante,cinco de picas y seis de diamantes.

Por si alguno se llegase a preguntar si esto es posible de realizar os respondo rotundamente que SÍ es posible hacerlo, de hecho es verdad que me lo guardo para una ocasión especial. Os puedo decir que esto me vino a la idea cuando se me ocurrió que se lo podían hacer dos amigos a unas chicas a ver que les parecía. También puedo decir que yo mismo tengo grabado el vídeo de cómo se hace, que efecto tiene junto a las técnicas que debes de aprender para poder realizarlo. Todo está preparado para que llegue a todo el mundo, no tiene dificultad ninguna, es cierto que se puede hacer más profesional con técnicas avanzadas pero eso da igual… A veces lo más sencillo es lo más impactante. Diciendo ya más de lo que debería de decir avanzo que esto se hace con una baraja totalmente normal, sin cartas trucadas. Os diré también cuanto fue si impresión que aproveché su mirada hacia mi notando como dicha mirada penetraba interiormente por mis ojos para besarla en los labios mientras con la mano derecha le acariciaba la cara.